El líder de Podemos argumenta que el Ejecutivo no se puede «permitir» un ministro sancionado por la CNMV

Pablo Iglesias ha vuelto a dar este martes muestras de que ya ha dado por terminada la legislatura. El principal socio del Gobierno apenas ha tardado unos minutos en reclamar la dimisión del ministro de Exteriores, Josep Borrell, después de que se haya confirmado la multa impuesta por la Comisión Nacional del Mercado de Valores al político socialista por el uso de información privilegiada en la venta de acciones de Abengoa, de la que era consejero.

El asunto no es nuevo. La sanción fue anunciada por la CNMV el 27 de septiembre. Borrell se planteó recurrirla pero finalmente desistió, según dijo él mismo en una sesión de control en el Gobierno dos semanas después, para evitar un «conflicto de intereses», ya que habría sido al Ministerio de Economía al que habría correspondido pronunciarse sobre el asunto como paso previo a la resolución de los tribunales.

Borrell reiteró entonces que cuando vendió los 9.000 euros en acciones de Abengoa, correspondientes a una cartera de su exmujer que él gestionaba, no hizo uso de la información que «hubiera podido obtener» por su posición y argumentó que, de hecho, él perdió una cantidad de dinero muy superior porque no vendió su propia participación en la compañía, que estaba a punto de entrar en preconcurso de acreedores. Lo cierto es que, al ser consejero, tampoco podía hacerlo sin informar previamente.

Esta mañana el órgano supervisor ha ratificado la multa de 30.000 euros al ministro, al que Sánchez ve con buenos ojos para liderar la candidatura del PSOE a las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. E Iglesias ha escrito en su cuenta de Twitter: «Este gobierno no se puede permitir un ministro sancionado por la CNMV por vender acciones con información privilegiada». El líder de Podemos ha sido sutil, pero claro. «Respeto a Borrel por su inteligencia y su altura política y creo que dimitirá sin necesidad de que se lo exijamos. Hoy tiene la oportunidad de dar ejemplo», ha remachado.

El principal socio del Ejecutivo ya ha reclamado el cese de otros ministros previamente. Lo hizo con la de Justicia, Dolores Delgado, después de que trascendieran conversaciones suyas en una comida con el juez Baltasar Garzón y el excomisario José Manuel Villarejo. Sin embargo, evitó sumarse a la reprobación en el Parlamento impulsada por el PP y optó por la abstención.

La invitación a dimitir realizada este martes a Borrell, en todo caso, se enmarca en un contexto específico. Iglesias lleva semanas advirtiendo a Sánchez de que si no logra aprobar el proyecto de Presupuestos tendrá que convocar elecciones y no limitarse a prorrogar las cuentas del PP para modificarlas con reales decreto ley y tan claro lo tiene que la semana pasada anunció que aceleraría ya su proceso de primarias para las generales.

Más información


  • Multa a Borrell con 30.000 euros por uso de información privilegiada en venta de acciones de Abengoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Casillas hace «un Joaquín» y se atreve con el «portuñol»

Iker Casillas, entrevistado en 'Eleven Sports Portugal' – Patrocinado por:…