Samantha Scott, víctima de la extraña enfermedad.

Las infecciones bacterianas son diversas, y la mayoría de ellas tienen una solución relativamente fácil y rápida cuando se usan los antibióticos correctos durante el tiempo adecuado. Sin embargo, en ocasiones, algunas infecciones imitan extremadamente bien a algunas patologías muy comunes, hasta el punto de que puede ser tarde para tratarlas correctamente.

Eso fue lo que le sucedió a la estudiante Samantha Scott, de 23 años y conocida en la Universidad Estatal de Kansas por ser una de las mejores deportistas del equipo de remo. Inicialmente sufrió una serie de síntomas que imitaban casi a la perfección a una amigdalitis aguda, pero tras el paso de dos semanas, Samantha falleció.

Según el noticiero local KDVR, Samantha fue diagnosticada de amigdalitis, una inflamación de las amigdalas que puede deberse a virus o bacterias, requiriendo antibiótico en determinadas ocasiones. Dicha patología suele caracterizarse por dolor de garganta, dificultad y dolor para tragar, y fiebre elevada. En ocasiones, puede asociar afonía, náuseas y vómitos.

Sin embargo, la enfermedad que realmente parecía Samantha se llama síndrome de Lemierre, una patología muy rara. De hecho, un informe de un caso publicado en 2006 llegó a llamarla “enfermedad olvidada” por el escaso número de casos conocidos.

En el caso de esta enfermedad, que también se origina a causa de una infección bacteriana, se produce dolor de garganta y fiebre elevada, pero también la inflamación de una de las venas yugulares del cuello. Posteriormente, el tejido lleno de pus llega a afectar a otros órganos, incluyendo los pulmones, según datos del Centro de Información sobre Genética y Enfermedades Raras (GARD).

Aunque existen diversos tipos de bacterias que pueden causar esta rara enfermedad, la bacteria Fusobacterium necrophorum es la causante más común. De hecho, dicho microorganismo puede encontrarse en la garganta de individuos sanos de forma normal, sin causar ninguna enfermedad. Por el momento, no se sabe exactamente cómo esta bacteria pasa de ser un “habitante” normal de la garganta a un problema potencialmente letal; pero los individuos jóvenes y previamente sanos suelen ser los más afectos por este síndrome.

Existen diversas teorías al respecto, pero una de las más aceptadas según GARD es que algunos virus y otras infecciones bacterianas alteran la garganta, llegando a permitir que la bacteria F. necrophorum invada la mucosa de la misma, provocando la enfermedad.

La rapidez del tratamiento es la clave

Si bien es cierto que esta enfermedad puede tratarse con antibióticos, es necesario actuar rápidamente, pues retrasar el diagnóstico tan solo cuatro días o más puede ser grave e incluso letal. Por desgracia, como puntualiza GARD, dado que se trata de una enfermedad muy poco común, el diagnóstico suele retrasarse y confundirse con patologías más comunes como una amigdalitis bacteriana o una mononucleosis infecciosa.

Actualmente el número de casos está aumentando, detectándose 70.000 casos al año en Estados Unidos, de los cuales el 6% acaba falleciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

A los medios no les gusta lo nuevo de Apple News

El servicio de noticias no es bien visto en la industria, que teme que debilite sus ingres…