• La joven, que ha declarado que quiso escarmentar a su madre y creyó que solo estaba herida, va a ingresar en un centro de menores
  • El equipo técnico de asistencia ha elaborado un informe para valorar el estado psicológico de la detenida

Vista de la entrada al inmueble de Banyoles donde fue hallada muerta la mujer.

EFE

La jueza ha ordenado el internamiento en un centro de menores en régimen cerrado, equivalente a la prisión provisional en adultos, de la joven de diecisiete años detenida como presunta autora de la muerte de su madre en Banyoles (Girona).

Según ha explicado el abogado de oficio que la defiende, Josep Costa, la menor ha declarado que tan solo quería "darle un escarmiento" y al abandonar la casa familiar creía que tan solo la había herido.

Después de prestar declaración, el equipo técnico de asistencia ha elaborado un informe para valorar el estado psicológico de la detenida y ha propuesto esa opción como la mejor para su protección, por lo que ha ingresado en un centro de menores durante seis meses, prorrogables por tres más, en el caso que no se hubiera celebrado el juicio de la menor.

La joven reconocío durante la reconstrucción de los hechos haber matado a su madre y señaló que cometió el crimen por problemas que tenía con ella recordando una discusión que habían mantenido recientemente.

Se enteró de la muerte por los Mossos

Según su abogado, la joven "no supo que la había matado hasta que se lo dijeron los Mossos d'Esquadra cuando la detuvieron en Platja d'Aro".  Costa ha explicado que la relación entre la madre y la hija era mala desde que se separaron sus padres hace dos o tres años, a lo que se suman los problemas psicológicos de la joven.

La menor, según su abogado, se marchó para evitar que su madre le reprochara haberla herido y se fue a la peluquería a teñirse el pelo de negro en señal de rebeldía, porque su madre siempre le decía que "estaba muy guapa siendo rubia" y quería demostrarle que era ella quien mandaba. De allí acudió a la penúltima clase del día en el instituto y luego a Platja d'Aro.

Cuando los Mossos d'Esquadra la detuvieron, la joven pensó que era su madre que los enviaba y cuando le dijeron que había muerto, "entonces se hundió", ha asegurado su abogado.

Evaluación psicológica

La defensa ha anunciado que pedirá una evaluación psicológica de la joven, que había estado internada y que tenía "un principio de esquizofrenia y de trastorno bipolar", por lo que se estaba medicando.

"El padre no ha querido saber nada de ella", ha asegurado el abogado de oficio, por lo que en la reconstrucción del crimen tuvo que ser asistida por el Ministerio Fiscal, ya que al ser menor debía estar presente un tutor legal.

La chica, que cumple la mayoría de edad el 11 de junio, primero estará tres semanas en el Centro de Educativo de Justicia Can Llupià, en Barcelona, y luego ingresará en la Unidad Terapéutica de Justicia Juvenil Els Til·lers de Mollet del Vallès.

Cinco minutos de silencio

Mientras la joven declaraba, decenas de vecinos se han concentrado a las puertas del ayuntamiento de la localidad para guardar cinco minutos de silencio por la mujer de 53 años asesinada.

El alcalde de la ciudad, Miquel Noguer, al término de los cinco minutos, ha explicado a los medios de comunicación que la familia de la víctima recibía atención de los servicios sociales, pero sin entrar en detalles sobre los problemas psicológicos que supuestamente sufre la presunta matricida "porque hay secreto de sumario".

El alcalde ha añadido únicamente que ni le consta la existencia de denuncias por algún tipo de maltrato ni tampoco advertencia alguna desde el instituto en el que estudiaba la presunta homicida, que declara esta mañana en la Fiscalía de Menores en Girona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

A los medios no les gusta lo nuevo de Apple News

El servicio de noticias no es bien visto en la industria, que teme que debilite sus ingres…